CINTURÓN DE SEGURIDAD: PUEDE SALVAR TU VIDA Y LA DE LOS DEMÁS

 

ESCUCHA ESTE ARTÍCULO


El cinturón de seguridad es la herramienta más eficaz en la prevención de las consecuencias de accidentes de tránsito. Por ello es que muchos países, incluido Chile, han establecido la obligación legal de su uso.
Pero más allá de la ‘obligación legal’, el uso de cinturón de seguridad, para todos los pasajeros de un vehículo, en forma permanente, tiene sentido aunque se trate de desplazamientos muy cortos, tanto en zonas urbanas como no urbanas. Cabe recordar que nueve de cada diez accidentes ocurren en zonas urbanas.

 

¿Por qué es tan importante el cinturón de seguridad?
Para comprender la importancia del cinturón de seguridad es necesario saber qué ocurre dentro del vehículo durante un accidente. En realidad se producen dos impactos: el primero es el choque o colisión como tal, y el segundo, producido como reacción, es el choque de los ocupantes del vehículo con el vidrio del parabrisas, e incluso fuera del auto. Este segundo impacto es el que causa las lesiones, o la muerte. Las estadísticas demuestran que una persona despedida fuera del vehículo tiene 5 veces más probabilidades de ser muerta que aquélla que permanece en el interior del vehículo.

 

¿Por qué sucede esto?

Porque al estar dentro de un vehículo, sus ocupantes se desplazan, sin sentirlo, a la misma velocidad que él. En un choque o colisión el vehículo se detiene inesperada y violentamente por el primer impacto, mientras sus ocupantes siguen “viajando” a la misma velocidad original que se desplazaban; ninguna fuerza actúa sobre ellos para detenerlos, hasta que se estrellan contra el volante, los vidrios o el panel de instrumentos; éste es el segundo impacto. Un golpe de este tipo yendo a sólo 50 Km/hr. equivale a caer de boca desde el segundo piso de un edificio. Las fuerzas que se producen en el choque son tan importantes que, por ejemplo la ley indica que la correa del cinturón de seguridad debe poder resistir 1,5 toneladas.
El cinturón de seguridad protege al individuo porque impide que se golpee y evita así las lesiones causadas por el segundo impacto.
Investigaciones internacionales han demostrado que mientras aumenta el uso del cinturón de seguridad, disminuyen tanto las víctimas fatales como las lesiones a consecuencia de los accidentes de tránsito.
A nivel mundial se considera que una tasa de uso de cinturón de seguridad del 90% evitará alrededor del 10% de muertes por accidentes de tránsito. ¡En Chile ese 90% puede llegar a significar un “ahorro” de 190 fallecidos al año!
En consecuencia, el uso de cinturón de seguridad es la medida simple más eficaz para reducir el número de fallecidos y lesionados por accidentes de tránsito. Sin embargo, a junio de 1995 se estima que en la Región Metropolitana sólo 7 de cada 10 usuarios ocupa su cinturón de seguridad y en regiones apenas 5 de cada 10.
Si es tan efectivo, ¿por qué entonces la gente se resiste a usarlo?

 

Mitos y verdades Existen muchos mitos en torno al cinturón de seguridad, pero son sólo disculpas. Estas son las 10 disculpas típicas de quienes no quieren usar cinturón de seguridad:

 

Mito 1: “Si quedo herido en un accidente, el cinturón dificultará el rescate”
Lo que en realidad complica el rescate de las personas heridas son las fracturas múltiples del conductor o pasajeros, producidas al golpearse contra el interior del vehículo. El cinturón se suelta con un simple clic, o se corta.

 

Mito 2: “Podría quedar atrapado en caso de incendiarse el auto”
La verdad es que los incendios sólo ocurren en un 0.2% de los accidentes, y aunque estuviera en este caso, el cinturón de seguridad evitaría golpes mayores, fracturas y pérdida de conciencia. Una persona fracturada o inconsciente es incapaz de reaccionar y salir.

 

Mito 3: “Si por el golpe salgo fuera del vehículo, tengo más posibili-dades de quedar ileso”
Quien, como consecuencia de un choque o colisión, es lanzado fuera del vehículo y se estrella contra el pavimento tiene 5 veces más posibilidades de morir que aquél que está sujeto con el cinturón.

 

Mito 4: “Yo tengo la fuerza suficiente como para controlar el vehículo en cualquier momento”
En una colisión, yendo a apenas 20 km/hr, nuestro cuerpo es lanzado contra el volante y el parabrisas con una fuerza que equivale a seis veces el peso del propio cuerpo. Imagine lo que sucede a velocidades mayores. El cinturón de seguridad nos sujeta y evita que salgamos disparados contra el panel o fuera del auto.

 

Mito 5: “No creo que efectivamente me proteja”
Estudios internacionales han demostrado que el cinturón de seguridad reduce las consecuencias de los accidentes incluso a altas velocidades. ¿Quién le dice que no salvaría también su vida?

 

Mito 6: “El uso de cinturón de seguridad es importante sólo en carreteras”
En Chile, más de las tres cuartas partes de los accidentes ocurren en intersecciones; y del total, 9 de cada 10 ocurren en áreas urbanas, y la mayoría dentro de un radio de 40 kilómetros de los hogares de las víctimas.
Por otra parte, el 50% de los fallecidos se producen por accidentes ocurridos en áreas urbanas.

 

Mito 7: “Como nunca me ha pasado nada, no necesito el cinturón de seguridad”
Un accidente es un imprevisto. En Chile nos caracterizamos por pensar “que a mí no me va a pasar”, pero nadie está garantizado de por vida. Converse usted con alguna persona que haya tenido un accidente…, probablemente le dirá que nunca antes tuvo uno. Esa es la regla general, quien tiene un accidente, seguramente no ha tenido accidentes anteriores.

 

Mito 8: “El cinturón de seguridad incomoda y limita movimientos”
El cinturón de seguridad, además de sus ventajas preventivas, ofrece mayor estabilidad y comodidad frente a las curvas y las calzadas en mal estado. Regúlelo de modo que usted se sienta totalmente cómodo dentro de vehículo.

 

Mito 9: “El cinturón me ensucia la ropa”
Los cinturones de seguridad son lavables. Es lógico que por falta de uso acumulen polvo. Usándolo lo mantendrá en movimiento y evitará que se ensucie.

 

Mito 10: “Es complicado engancharlo”
Al comienzo puede resultarle incómodo habituarse al manejo de él. Pero si usted o su familia sufren heridas y hospitalizaciones o mueren por no usar el cinturón de seguridad será mucho más complicado.

Esto Puede Pasar si no Reaccionas

 

Fuente

About these ads

Publicado el julio 20, 2007 en Trabajo Social. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores

%d personas les gusta esto: