Hablar en público, Preparación previa a la intervención

 

 

Todo el mundo coincide que una preparación previa de nuestra intervención le dará mayor fuerza y credibilidad a la misma. Por lo tanto, es muy importante los ensayos y preparaciones previas.

Casi todos los expertos recomienda un ensayo frente al espejo, para que podamos vernos, aparte de escucharnos, y ver nuestros gestos y nuestros movimientos de manos y del cuerpo. También recomiendan el uso de una grabadora, para grabar nuestros ensayos y encontrar posibles errores de tono, dicción, etc.

Con todo esto logramos “pulir” nuestros posibles defectos o faltas a la hora de hacer una intervención hablada. Para mejorar aun la calidad de nuestros ensayos previos, podemos pedir la colaboración de amigos o familiares que nos digan su punto de vista.

No dude, en acompañar su intervención con gestos y muecas “medidos” que le den más fuerza a su exposición.

Si le toca hablar de temas que no domina, pida el consejo de profesionales o expertos en la materia, para que le asesoren (y por supuesto realice más ensayos para cubrir esta carencia, y dar la impresión al público de que domina el tema tratado).

Cuando se habla de otras personas o de trayectorias en diversos ámbitos (negocios, laboral, etc), se puede hacer una introducción histórica previa que ponga en situación a los oyentes. (por ejemplo, si se entrega una medalla a una persona, no podemos hablar de esa persona en tiempo presente, sino relatando los méritos que le han llevado a conseguirla).

Si la intervención no es corta, podemos utilizar el recurso de meter en nuestra intervención anécdotas y “situaciones especiales” que despierten el interés del público y les haga más amena nuestra intervención.

Si no deseamos leer de forma literal nuestra intervención, debemos tener, al menos, un esquema de la misma, en frases esquemáticas, que nos vayan guiando y que nos sirvan de referencia en caso de olvido o cualquier otro posible contratiempo.

Los puntos fundamentales para preparar una intervención son: 1. Determinar al objetivo de la charla. 2. Planteamiento inicial (que se hará en función de ciertas variables: quien es el público, motivo de la charla, objetivo determinado anteriormente, etc.). 3. Tema de la intervención (una vez definido el objetivo y teniendo un planteamiento inicial). 4. Cierre o conclusión.

Al igual que hacen los creativos de las agencias de publicidad, hagamos un borrador con todo lo anteriormente expuesto, y vayamos dándole forma poco a poco hasta llegar al texto definitivo. Hagamos todas la correcciones que sean necesarias.

Si , habitualmente, usted hace intervenciones habladas, contará ya con una serie de recursos, citas, anécdotas, etc. que utilizar en el momento más apropiado. Haga uso de ellas.

Si la organización se lo permite, visite el lugar donde va a tener lugar la intervención para hacerse una idea de la situación del público, de su situación en el escenario o estrado, y de otros muchos detalles.

Pida una relación de medios disponibles (audiovisuales, sonido, informática, etc.) para conocer de que medios se puede valer para darle mayor fuerza a su intervención.

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s