¿CUÁL DEBERÍA SER EL SUELDO DE UN EMPRENDEDOR?

Uno de los objetivos de todo emprendedor es tener la posibilidad de ganarse la vida desarrollando un proyecto propio, que le apasione, ser su propio jefe y manejar sus propios tiempos y horarios. Sin embargo, de forma inevitable surge la interrogante de cuál tendría que ser el ingreso mensual que éstos deberían percibir. Hay coincidencia en no asignarse grandes sumas. Al menos, en un comienzo.

 

Quizás se trata de una pregunta y un debate poco explorados en nuestro país. Sin embargo, toda persona que comienza con un proyecto emprendedor, de forma inexorable, llega a un momento, quizás una encrucijada en la que se pregunta, cuál debiera ser la retribución o salario que el mismo debe autoasignarse.

Sin dudas se trata de una pregunta amplia, con múltiples respuestas y donde no hay recetas a las que ceñirse. En España, el economista Antonio Manzanera se plantea esta interrogante, pero advierte que se trata de una pregunta peligrosa porque parte de la equivocada premisa de que existe un sueldo normal, estándar, lógico, que el emprendedor puede reclamar. “Pero, la realidad es que no existe nada así, por lo que no es posible proporcionar una cifra, que es lo que el emprendedor está esperando”.

No obstante, estima el consultor que sí es posible hacer algunas consideraciones que el emprendedor puede manejar en una negociación. Piensa Manzanera, quien es Doctor en Economía, Licenciado en Derecho y Ciencias Empresariales en España, que el emprendedor no debe cobrar un sueldo de mercado por su trabajo en la empresa. Esto, porque se debe hacer la necesaria distinción entre emprendedor y empleado. “Un empleado cobra por su trabajo un precio de mercado y no tiene por qué asumir ningún riesgo. En cambio, el emprendedor asume el riesgo empresarial. Cuando el emprendedor financia completamente su proyecto (con fondos propios y/o deuda) no hay problemas en que se fije el salario que desee. Sin embargo, cuando se recurre al capital de otros socios y el emprendedor no participa activamente del esfuerzo financiero, una forma de correr riesgos es, precisamente, fijarse un sueldo muy por debajo del mercado. De esa manera asume un costo de oportunidad (del sueldo que podría ganar fuera de su startup) y además participa a la financiación del proyecto, pues su menor sueldo supone menos necesidades de capital.

En la misma línea piensa David Alvo, cofundador de LookUp SpA, empresa de servicio a los consumidores dedicada a cotizar precios de telefonía móvil. Este joven emprendedor piensa que lo que debe recibir por ser parte de los creadores de esta nueva empresa es lo justo para los gastos básicos y nada más. Cuenta a Innovación.cl que la única opción que tenían al comenzar con el proyecto era otorgarse el mínimo posible para los gastos fundamentales, “sin pensar en la posibilidad de ahorrar ni nada por el estilo. Quería tener lo suficiente para dejar de pedirle dinero a mis padres”, revela.

Cuenta que siempre ha tenido claro que no era relevante para el éxito del proyecto determinar los sueldos en una primera instancia. “Uno gana dinero cuando vende un proyecto, no antes. Y cuando uno comienza, no está pensando en cuánto voy a ganar al mes. Sólo se está enfocado en que la empresa funcione bien y en que los flujos de caja sean los esperados. Podría pensar en darme un sueldo de más de 1 millón de pesos, pero sería ridículo”, asegura.

Menos que el sueldo de mercado
En el entorno emprendedor se asume que, en un principio, los emprendedores no pueden autoasignarse sueldos de mercado. Se entiende que mientras el negocio no esté sólido, los sueldos deben alcanzar para lo mínimo. De todos modos, explica Alvo que conoce emprendedores que sí se han dado sueldos de mercado, pero sólo gracias al potente levantamiento de capital realizado, que se los permitió. “En cambio están los que no se dan nada de sueldo porque no pusieron recursos, dado que los fondos vinieron de préstamos bancarios. Y esa es la plata que yo me doy: la necesaria para cubrir los compromisos y tener mis gastos básicos. Si la cuota a pagar es de 200.000 pesos, ése es el monto que yo me doy”, detalla.

Por su parte, Manzanera piensa que la mejor manera de negociar el sueldo del emprendedor es, por un lado, vincular éste a la marcha de la startup y por otro “paquetizar” la retribución uniendo sueldo, bonus, stock options o demás incentivos, a los que un inversor se siente muy inclinado dado que éstos reflejan el crecimiento del proyecto. “El partido se juega en el campo de la negociación”, señala. Ante la duda de cómo negociar de manera exitosa, “lo mejor es alineando el sueldo al nivel de maduración de la Startup”, asegura.

La experiencia del emprendedor José Ignacio Alvarado no es muy diferente a la de David Alvo. Este ingeniero comercial, dedicado hoy en un 100% al emprendimiento, con su proyecto de crear la mayor red de WIFI gratuito de Latinoamérica, también piensa que lo correcto es comenzar ganando un sueldo que alcance para cubrir los gastos básicos. “Para nosotros siempre fue un asunto importante tratar lo de los sueldos porque los recursos que hay cuando se echa a andar una empresa son siempre muy pocos. Durante el primer año decidimos percibir ni un solo peso, y sólo después que conseguimos levantar capital con Start-Up Chile, pudimos pensar en qué sueldo asignarnos”. Alvarado revela a Innovación.cl que casi la totalidad de los sueldos de los cofundadores está pensada para solventar los gastos básicos que les permita subsistir; como transporte, almuerzo, entre otros. “En nuestro caso, la cosa era un poco menos complicada que para otros emprendedores porque todavía vivíamos con nuestras familias”, dice.

En la misma línea, Jesús Casas, uno de los tres socios fundadores de Bicipunto, apunta a la necesidad de ajustar el sueldo a lo menos posible, al menos en las etapas tempranas del emprendimiento. Así lo hicieron ellos, quienes durante los primero 6 a 7 meses de nacido el proyecto no cobraron ningún peso y enfocaron sus esfuerzos en sacar la empresa adelante. “No teníamos la posibilidad de otorgarnos los salarios que uno desearía. A lo largo de este tiempo, hemos ido cobrando a medida que nos adjudicamos diversos proyectos y sólo en la medida que seamos capaces de generar nuevos ingresos, podremos pensar en la posibilidad de optar a mejores sueldos, que claramente, están muy lejos de lo que paga el mercado. Concuerda con Manzanera, cuando éste plantea la posibilidad de que los ingresos vayan subiendo en la medida que se cumplan ciertos hitos o metas propuestas.

El justo punto de equilibrio
Jean Boudeguer es ingeniero civil y gerente general de Cumplo, emprendimiento dedicado a promover créditos a tasas más bajas que las existentes en el mercado. Con la experiencia de haber participado en varios emprendimientos, Boudeguer cuenta quesiempre hay que considerar que lo que uno deja de ganar en sueldo lo está invirtiendo para el desarrollo de la empresa. “Esa es la cuenta que siempre ronda en la cabeza de los emprendedores, aunque todo va a depender de los costos operativos del emprendedor. Una persona joven, que vive con sus padres y que no tiene hijos, obviamente que no tendrá la misma necesidad de gastos que alguien casado y con hijos”. David Alvo, por ejemplo, cuenta que no se puede pagar el sueldo que ganaría trabajando en su profesión. “Lo que gano hoy como emprendedor es un tercio del sueldo de mercado. Por eso uno piensa en hacer dinero después que den los flujos. En el largo plazo y mediano plazos”.

A su vez, Alvarado cree que la clave de todo está en encontrar el punto de equilibrio entre destinar los recursos para llevar adelante el proyecto y asignarse los sueldos que les permitan funcionar. “A medida que el proyecto crezca y vaya dando frutos, habrá la posibilidad de subir los sueldos del equipo fundador, en la medida que se pueda”. En todo caso, cree que se trata de medidas que depende de cada grupo y proyecto.

El gerente de Cumplo revela que sus actuales ingresos distan mucho de lo que ganaría cualquier ingeniero civil industrial de la Universidad Católica, como él, en el mercado. “Mi sueldo está muy lejos de ser competitivo con lo que me pagaría el mercado. No obstante, yo estoy apostando por algo que es más grande: el desafío de emprender, que es un estilo de vida. Hoy soy más feliz que cuando ganaba más plata. Lo que hago me realiza y siento que tiene un amplio sentido de trascendencia”.

Dada su experiencia, Boudeguer piensa que es necesario tener la capacidad de abstraerse por un tiempo de lo relacionado con el sueldo. Según él, si uno se preocupa mucho de los ingresos, pierde esfuerzos importantes en la generación de valor del proyecto. “También hay que saber que es necesario bajar los costos y restringirse para cuidar los recursos”, puntualiza.

Y usted, ¿qué opina? Déjenos su visión del tema en nuestra sección de comentarios.

 Fuente

One comment

  1. commercial electricity prices · septiembre 14, 2013

    Thank you for the auspicious writeup. It actually was a enjoyment account it.
    Look advanced to more added agreeable from you!
    However, how can we be in contact?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s